La Doma
La Doma
 

 

Contenidos
Origenes del Caballo
Reproduccion equina
Nacimiento de un Potrillo
Imprinting : Educando con el Tacto
La Doma
Salud equina
La Alimentacion
Dentadura equina
Los ojos
El pie equino
Pelajes
Los Parasitos
Razas
Monturas, Recados y cabezadas

ROBO DE CABALLOS
imagen
Para entender el comportamiento de los caballos hay que partir de la base de que los equinos son animales que eligen a su líder por la seguridad que le proporciona. En cambio huyen del individuo que intenta dominarlo por la fuerza.
El sistema de doma tradicinal tiene sus paralelismos con el pensamiento, ( no solo científico sino también psicológico), en el que el egocentrismo nos lleva a ignorar la sencilla verdad y complicarnos la vida con interpretaciones fantásticas que dan muchos problemas en la practica real. Si en vez de considerar el caballo como un esclavo del ser humano y preocuparnos de inventar complicadas técnicas para convercerle de ello, lo estudiamos como a cualquier otro animal salvaje bien adaptado en sus reacciones y percepciones naturales para conseguir una cierta forma de vida ¿ no seria mejor para todos?
Durante millones de años, el caballo siempre ha sido una presa para los depredadores.Para conseguir su comida no necesita mas que bajar la cabeza al suelo, no hay competición entre ellos (excepto entre sementales para conseguir yeguas), los caballos se juntan en grupos por seguridad, llevando una vida pacifica.
En cada grupo hay una yegua, mayor y sabia, que la manada elige como líder siguiendola voluntariamente y coordinándose con ella. Este papel siempre corresponde a una yegua y no a un semental, cuya función es proteger y vigilar. Los seres humano, en cambio, somos depredadores, que nos juntábamos en grupos para cazar, somos muy agresivos, competitivos y nos controlamos poco, por eso tenemos que tener un sistema jerárquico de autoridad para evitar matarnos los unos a los otros. A esto se le llama dominancia.
Los individuos que no somos dominantes nos juntamos con los que si lo son, pues ellos tienen el control de los recursos,incluso cuando nos mandan hacer cosas que no nos apetecen mucho.
Cuando se enfadan con nosotros nos sometemos acercándonos y pidiendo perdón. Este comportamiento es tan básico en nosotros que tendemos a pensar que es universal entre todos los animales, tratándolos de manera dominante para que se sometan y obedezcan.
Funciona con los perros, que también son depredadores, pero no es así con los caballos. Si actuamos de esta manera, siempre se alejaran. Entonces, algunos seres humanos utilizan métodos en donde ejercen la fuerza, produciéndoles dolor y pánico, para hacerles entender quien es el que manda. Y así de esta manera, algunos caballos, salvan su vida, sometiéndose al castigo, pero por el resto de su vida seguirán susurrando, no quiero estar junto a ti.
Entonces, si realmente queremos a los caballos debemos abrir los ojos y ver la realidad de sus comportamientos, la cual es mucho mas sencilla aunque mas sutil.
Para los caballos, que viven en grupos, coordinándose unos con otros moviéndose unidos es una practica esencial para la supervivencia. Esta cualidad es la que tenemos que utilizar para llegar a compenetrarnos de una forma tan completa que nuestro caballo nos seguirá y ejecutara nuestros pensamientos sin ordenes. Esto es fruto de la naturaleza misma del caballo moverse en armonía y con seguridad junto a su lider (jinete), esto se logra atrayéndolos con un liderazgo sabio y calmado para que quieran coordinarse con nosotros. Esto es la Doma Natural.

Texto resumido del original escrito por Lucy Rees, etologa galesa reconocida internacionalmente.
Sitio web de Lucy Rees
********************************
imagen
Doma India
Los Aborigenes de la tribus que vivian en Argentina lograban una relacion con sus caballos con un metodo de doma relativamente sencilla. Basaban todo su trabajo en avanzar de abajo. Invertían largas horas para lograr que el animal les tomara confianza. Estos trabajos los hacían en corrales de rama, de medianas dimensiones, se quedaba el indio con su caballo seleccionado de la manada, totalmente arisco y con un caballo manso. Ellos habían deducido que eran animales de tropilla (gregarios) y sabían, por observación, la angustia que le causaba a los potros separarlos de la manada. Sabían mucho del comportamiento del caballo y lo utilizaban muy bien para domesticarlos.
Esa proximidad más la presencia de ese manso, iba creando la confianza (habituación) que se veía incrementada con el agua y la comida que el indio le daba, la que causaba en el caballo un efecto muy positivo, ya que le permitía asociar su presencia con su bienestar, generando, precisamente, lo mas difícil de lograr y lo más positivo en la relación hombre- caballo: la confianza.
Logrado este objetivo, comenzaba a manosear, ya que sabían que lo más difícil de vencer son la cosquilla y el temor.
Despues de un tiempo de aproximadamente una semana, se lograba una relación duradera: cariño, respeto y lealtad mutua. Luego embozalaba y lo dejaba al potro con ese bozal de lana trenzado y un cabestro de unos tres metros de largo dos o tres días más, siempre manteniéndose próximos. El caballo, al pisar de cabestro, se sujetaba solo y así iba aprendiendo solo, el ejercicio de sujetar. Cuando lo pisaba con las patas y el cabestro le quedaba fuera de las manos, se flexionaba, aprendía el ejercicio de doblar.
De esta manera, sin necesidad de montarlo, el caballo ya iba aprendiendo cosas, que luego le servirian en su educación.
Asi, de esta manera, ya se habian logrado cosas muy importantes:
*su confianza
*descosquillado total
* comienzo del aprendizaje.
Después de estos pocos días, donde el tiempo invertido es determinante a la hora de los resultados, con la garantía de la mutua confianza ganada, con paciencia, tino, respeto. El indio pampa comenzaba a montarlo de panza, lo que quiere decir, NO ENHORQUETADO. Acostumbrando al potro al peso de jinete y si el caballo no tenía ninguna reacción, como casi siempre sucede, decidía montarlo. Y así permanecía largo rato, para que asimile.
Luego, inducía al caballo a dar unos pocos pasos, manejando con ambas manos. Después, trotaba por el corral, posteriormente galopaba e iba sujetando del bozal, enseñándole de arriba a parar y a doblar. Esta forma de domar da como resultado un caballo íntegro física y psíquicamente, altamente confiable.
Las cosquillas en el potro crea inseguridad, posibilitando reacciones imprevisibles. Un potro descosquillado es seguro para su manejo, el mejor tiempo invertido es el de la descosquillado.

Con este tipo de doma se preserva la integridad mental y física, lo cual le permite aprender no por obligación sino por persuasión. Para cuidar su psiquis, la única manera de lograrlo, es no domar a los golpes, ni a los tirones, ni con gritos, ya que el caballo, que tiene una gran memoria, nunca se olvida de los traumas. Se evita la palenqueada, el maneado o cualquier tipo de maltrato.
Lograndose un caballo valiente, seguro, confiable. La palenqueada es imprevisible, es peligrosa, ya que uno sabe cómo va el caballo al palenque pero no como sale. Cuando un caballo de 400 o 500 Kg. se sienta, se daña la nuca o le queda dolorida. Según la violencia de la estirada, se le pueden cortar ligamentos intervertebrales, se puede despaletar, reventarse un ojo, romperse los dientes y hasta descogotarse.
Hoy cuesta muchisimo dinero producir un buen caballo ¿vamos a aceptar semejante riesgo?
El palenque está inmerso en nuestra cultura, desde la época del Virreinato, cuando en el campo no había ni alambrado ni corrales.
Desde que se introduce la manga el palenque no tiene razón de ser
Debemos permitir que el caballo aprenda a desplazarse naturalmente con nuestro cuerpo encima.
Una vez que le demos ese tiempo y lo ejercitemos, lograremos tres cosas importantes: regularidad en su andar, fortificaremos su dorso y sus posteriores.
Luego comenzaban con la boca del caballo, la cual es importantisima y debe realizarse con sumo cuidado, ciertos paisanos le tiran la boca al caballo en las primeras ensilladas y casi lo estamos obligando a desobedecer, porque no esta lo suficientemente fuerte como para llevar a cabo estas exigencias, y si obedece, no es por enseñanza sino por dolor.
Con la doma India, primero se fortifican las piernas (posterior), luego dorso (lomo), se le enseña que lleve al jinete cómodamente y luego se comienza cuidadosamente, con la boca.
Autor: Oscar Scarpati Schmid
Sitio Web de Doma India
*************************
imagen
Articulo de Manejo de caballos sin maltrato
**************