Los Parasitos
 

 

Contenidos
Origenes del Caballo
Reproduccion equina
Nacimiento de un Potrillo
Imprinting : Educando con el Tacto
La Doma
Salud equina
La Alimentacion
Dentadura equina
Los ojos
El pie equino
Pelajes
Los Parasitos
Razas
Monturas, Recados y cabezadas

ROBO DE CABALLOS
imagen
imagen
* Ascaris
Los áscaris son parasitos muy grandes (de 15 a 35 cm de longitud) de color blanquecino, que se localizan en el intestino delgado de los potros. Este parásito está sobre todo presente en los potros de menos de 2 años. Los adultos crean una cierta inmunidad que impide un desarrollo masivo de estos parásitos.
En los potrillos se pueden encontrar numerosas decenas de estos grandes vermes. Produciendo un neto retraso del crecimiento, problemas digestivos y pueden, en algunos casos, provocar obstrucciones intestinales hasta una rotura del intestino delgado. Los áscaris adultos ponen millares de huevos (hasta 200.000 huevos por hembra y día) y las heces de ciertos potros contienen más de 50 millones de éstos por día.
Estos huevos eliminados por las heces son extremadamente resistentes en el medio exterior puesto que están protegidos por una cubierta externa. Dispersos en los pastos, camas, corrales y establos, son absorbidos por los animales. En el intestino, estos huevos producen pequeñas larvas que van a atravesar la pared intestinal y después van a migrar hacia el hígado y posteriormente a los alveolos pulmonares por vía sanguínea. En el pulmón se localizan en el mucus y son posteriormente deglutidos con las expectoraciones. Caminan a lo largo del esófago y del estómago para volver al intestino donde en algunas semanas darán nuevos adultos.
El ciclo completo dura de 10 a 16 semanas y no es raro encontrar áscaris adultos en gran número en los potros de 3 meses a de 2 años y medio. En efecto, los potros recién nacidos ingieren las heces de sus madres y pueden contaminarse desde los primeros días de vida. Es importante, por tanto, comenzar la desparasitación de los potros a la edad de 10 a 12 semanas para eliminar las primeras formas adultas. Seguidamente, durante el primer año de vida se desparasitará contra los áscaris cada 2 meses. Es importante igualmente desparasitar la yegua en el momento del parto, y después cada 2-3 meses de manera a limitar los riesgos de contaminación de su potro. La recogida regular de las heces es recomendable para cortar el ciclo del parásito.
*Oxiuros
Los oxiuros son parasitos muy finos localizados en el intestino grueso y en el recto que parasitan a los caballos de todas las edades.
No son parásitos peligrosos para el animal, pero provocan irritaciones en la región perianal que provocan picores locales. Como consecuencia de este prurito, los caballos infestados se frotan permanentemente contra las paredes, los comederos, etc., lo que produce depilaciones de la base de la cola (cola de rata)y a veces cambios del caracter del animal que se vuelve más irritable.
Los oxiuros hembra ponen sus huevos en la región perianal. Estos huevos se rodean de una película pegajosa amarillenta que se adhiere fuertemente a la región perianal. Frotándose, el animal va a contaminar todo su medio ambiente. Los oxiuros pueden infestar caballos de cualquier edad, pero sobre todo aquellos que están en cuadras, puesto que los huevos se destruyen fácilemente en el exterior de los locales.
La mayoría de los antiparasitarios son activos contra estos parásitos. Estos oxiuros son específicos de los équidos y no pueden transmitirse al hombre o a otros animales.
imagen
imagen
*Gastrofilos
Son parásitos muy frecuentemente observados en los caballos y burros de todas las edades (en más del 80% de los équidos). Los reznos que se localizan en el estómago del caballo son las larvas de los moscardones de la especie del género Gasterophilus. Cuando son numerosos son susceptibles de ocasionar problemas digestivos, adelgazamiento, retraso en el crecimiento en jóvenes, y bajo rendimiento.
Desde la primavera las moscas depositan sus huevos sobre el pelo de los caballos ( patas delanteras y hombros, cara, alrededor de la boca). Los huevos son visibles puesto que se pegan en gran número en el extremo de los pelos y son de color amarillento.
Los caballos ingieren los huevos lamiéndose. Estos eclosionan en la cavidad bucal y liberan una larva. La presencia de esta larva puede ocasionar un exceso de salivación o incluso náuseas cuando el animal come. En una especie de gastrófilos, la larva eclosionan en el pelo y migran a través de las mejillas provocando signos cutáneos. Estas pequeñas larvas llegan seguidamente al estómago, donde se fijan y crecen. Se pueden contar a veces hasta centenas.
En octubre/noviembre esta larvas están en su máximo desarrollo, por lo que este periodo es el más favorable para desparasitar.
Al final del invierno y al principio de la primavera, esta larvas se expulsan con las heces, donde son fáciles de identificar. Se transforman en pupa en el suelo y después en moscas adultas que irán su vez a poner huevos sobre los caballos.
En cuanto al tratamiento, sólo algunas drogas son eficaces para tratar este parásito, por ejemplo el mebendazol y la ivermectina.

imagen
imagen
imagen
*Tenias
En los caballos, las tenias adultas se fijan al nivel de la válvula ileo-cecal que representa la unión entre el intestino delgado y el ciego. Varias decenas o centenas de tenias se pueden localizar en este lugar lo que provoca problemas digestivos a veces importantes como una alternancia de diarrea y estreñimiento, enteritis, cólicos.
Las tenias adultas emiten segmentos que contienen millones de huevos que son expulsados con las heces. Los huevos son ingeridos por pequeños ácaros microscópicos, los oribates, que pululan sobre los pastos y juegan el rol esencial de transformar los residuos vegetales en humus. Los caballos van a infestarse comiendo hierba en la que se encuentren estos ácaros. Después de la ingestión por los caballos, las larvas de tenias van a dar tenias adultas en 4-6 semanas. A medida que los animales pastan, el porcentaje de infestación por las tenias va aumentando y en octubre / noviembre la población parasitaria llega al máximo, y los primeros signos clínicos llegarán en el invierno.
Los ácaros oribátidos persisten alrededor de 1 año sobre los pastos y no se inhiben por las heladas. Cuando los caballos salen al pasto en la primavera siguiente, se van a reinfestar.
Los tratamientos curativos se efectuarán en primavera y otoño.
Las tenias de los équidos son específicas y no pueden contaminar al hombre ni a los demás animales domésticos.
imagen